MERIDA Y VALLADOLID, ¡MEXICO!

By lunes, diciembre 19, 2016

A pesar de que estoy con un pequeño ataque por haber perdido fotos y vídeos de nuestra ultima parte del viaje (¡Estoy trabajando por recuperarlos!) ¡Estoy feliz de poder mostrar el otro lado de la península de Yucatan!
Luego de haber estado cuatro días en Cancun, (por aquí puedes ver fotos de Cancun y por acá un vídeo) alquilamos un auto y nos embarcamos hacia Valladolid, la llamada Sultana del este con un pueblo hermoso  y pintoresco con un pasado que se respira. Estuvimos dos días y pudimos recorrer algunas de sus bonitas calles, degustamos rica comida típica yucateca y nos mezclamos con su amable gente.
Esta fue nuestra parada antes de visitar Chichen Itza.
Pasamos un buen montón de rato con las peques entre estas letras, atrás el ex Convento de san bernardino de siena, del año 1552.
Las tortillas de maíz con todo lo que le pusieran eran mis preferidas del viaje.
¡Las sillas confidentes están por las plazas de Yucatan y nosotros también teníamos la nuestra en el hotel!
La vegetación abundante es tan esplendorosa que hasta sus hojas eran suaves y brillantes.
Los mexicanos son los mejores haciendo que un lugar se vea hermoso con simples adornos.
Quizás lo que mas disfrute de una comida es ver a mis pequeñas tener una conversación al parecer muy interesante.
Sue nos tomó fotos mientras volvíamos de una deliciosa degustación de La fabrica de chocolates Maya. Llegamos gracias a un mapa escrito a mano que nos dieron en el hotel y nos encanto. El cacao era algo muy valioso para los mayas. Cuando llegamos nos invitaron a pasar por una degustación de Chocolate mezclado con los mas insólitos ingredientes. Miel, orégano, aji, café y un sin fin de otras mezclas.
Nuestra bellas noches perdidos entre la gente local de Valladolid
A veces Sue me sorprende mucho con sus tipos de tomas. El realmente logra buenas fotos.
¡Me eeeenacantan las fotografías antiguas! El hotel de Valladolid tenia muchos retratos de sus antiguos ocupantes.
La torta de tres leches es una de mis favoritas, pero esta torta de tres leches y coco es realmente para suspirar.
¡Mis dos de tres pepitas de oro!
¡Y por aquí estamos en la bella Merida! Y la noche que llegamos partimos de inmediato nuestro recorrido gastronómico. Caminamos por sus estrechas callejuelas y llegamos a la plaza de la época virreinal a probar las tan recomendadas(por el conserje de nuestro hotel)marquesitas deliciosas, con nutella, queso o con ambas. Nos gustaron tanto que luego de dar un paseo por la plaza volvimos por una segunda dosis de marquesitas.
Estas calles y sus colores pastel me dejaron enamorada de Merida.
Si hubo alguien muy dispuesto a probar cualquier comida desconocida que coincidiera con su camino. ¡Ese fue Sue!

¡Fueron días tan buenos y una experiencia increíble!


You Might Also Like

0 comentarios