¡ISLA DE PASCUA Y RANO KAU!

By lunes, septiembre 18, 2017 ,

Hola amigos! ¿como están? Estoy intentando convivir con el frío de la costa que me hace sentir un poco triste al recordar el clima de la isla. Y no tiene nada que ver con la vida en si misma pero a veces este tipo de cambios de clima se siente como mi propio jetlag. Así que hoy me dispuse a hacer un fuego y dejarlo como mi propio sol mientras cocino algunas verduras en mi linda olla de greda. Todas las ollas de greda son lindas pero no se porque el color de la mía la considero especial jaja.
Si me sigues en instagram habrás visto un montón de historias de nuestro ultimo viaje-escapada. Y esto fue casi tan rápido como la primera vez que conocimos la isla hace seis años, cuando arreglamos nuestro matrimonio con unos diez o menos días de anticipación. Esta vez lo hicimos con dos semanas cuando de repente uno encuentra una buena oferta y la tomas, aunque no sepas muy bien si estas siendo un tonto impulsivo o realmente la oferta esta buena. Pero que bah, la cosa es que por fin logramos volver a ese hermoso lugar, lo intentamos un montón de veces pero las fechas y las ofertas no coincidían con nuestros tiempos así que estábamos tan felices de por fin haberlo logrado y también porque Shadia sentía curiosidad por ese lugar que aparece en las fotos del living con su mamá y papá casándose y sus hermanitas a los lados. Pero ella no estaba...¿entonces mami donde estaba yo? jaja
Fue bastante fácil el vuelo, a pesar de ser cinco horas se sintió breve y como siempre solo dejamos nuestras cosas en la cabaña que alquilamos y salimos disparados a caminar, comer y observar todo, principalmente los cambios después de seis años. Y la isla cambio. Se ven mas personas y ya no todo el mundo camina descalzo, la marea subió, todo lo que fue tierra roja ya fue cubierto con pavimento y  el que fue nuestro restaurante favorito volvió a serlo! El Kanahau, y estaba tan bueno como antes. Hay mas cafeterías y mas cabañas y hoteles también, pero la sentí tan misteriosa como la primera vez. No es para todos los gustos. No hay grandes comodidades ni lujos en ninguna parte pero quizás eso es lo que mas disfruto, la simpleza de todo.
Tuvimos un tiempo increíble en el volcán Rano Kau en Orongo. El viento también lo era pero se sentía tan divertido a la vez. Yo estaba muy emocionada por que fuéramos juntos otra vez a explorar estas antiguas viviendas rapanuis y al día siguiente corrimos hacia ello. Hace seis años se podía caminar entre rincones que ahora están prohibidos y eso me alegra mucho por la preservación del medio ambiente y la seguridad de las personas pero también me provoco nostalgia, pero se que es lo mejor y muy necesario.
Me sorprendió mucho que las peques hayan seguido adelante con todo el viento y que la única queja haya sido el hambre, que por supuesto íbamos preparados para ello con manís y bananas. 
La naturaleza es lo mejor.
Este guapo. ;)
Ella tiene la go pro en sus manos y hace sus propios videoblogs ;) Es tan divertido mirar la soltura y desplante que tienen para hablar con la cámara jaja.
El día lo terminamos con las peques corriendo por nuestro patio alquilado y tasas de leche y te para nosotros. También palta de la isla, una palta amarilla y dulzona tan deliciosa que sigo pensando en ella y culpándome por no haber traído conmigo un par de ellas.
Hace seis años les tome esta misma foto en el mismo lugar a Sue y Viri, cuando Viri alcanzaba con suerte su cintura. Me parece que no en mucho tiempo mas ya estará a la altura de nuestros hombros, lo que por supuesto me sigue emocionando, ella es la niña mas cariñosa y me pone inmensamente feliz poder tener el privilegio de compartir la vida con ella y sus dulces abrazos al final del día.
Espero que estén teniendo una hermosa semana, y si no. ¡Animo! 


You Might Also Like

0 comentarios